Social

© 2019 by Gonzalo Miralles

Detenidos No Desaparecidos #4

3 Módulos de 50x50 cms. c/u. y 1 Módulo de 70x70 cms.

Acrílico Sobre Tela

2017

(Obra en conjunto con Germán Tagle)

Esta serie se trata de una propuesta-protesta a favor de quienes se encuentran privados de libertad en los recintos penitenciarios en Latinoamérica por haber infringido la norma penal, teniendo presente la displicencia de quienes viven y opinan con ignorancia e ímpetu del sistema.

Al minuto de llegar la tan ansiada libertad; al poner un pie afuera de la cárcel la gran mayoría de los ex condenados, no cuenta con dinero para trasladarse, comer, ni tampoco con redes de apoyo afectivas que le posibiliten el proceso de reinserción social y por sobretodo, cuentan con antecedentes penales con el fin de que no sean contratados en un empleo dependiente.

Se plantea este fenómeno, como una evidente falta de oportunidades hacia los vulnerables, determinados a ser castigados porque nacieron donde lo hicieron.

 

Se asimila a la cárcel como un producto del egocentrismo social, como la manera más fácil de deshacerse de los “problemáticos”: aislándolos y desentendiéndose de ellos; los que sólo aclaman oportunidades ante sus desventajas.

En la serie "Detenidos No Desaparecidos" se despliega un políptico adaptable a cualquier muro, hacinándolo de módulos  al igual como aquellos olvidados en las dependencias penitenciarias, de trazos rápidos y mal cuidados.

Esta muestra pretende modificar la percepción del público general sobre un tema delicado y manoseado por los medios. Aspira a describir ciertas realidades que son causa de la tan criticada “puerta giratoria” del sistema judicial latinoamericano; dejando entrever que las cárceles no son una solución efectiva para prevenir la reincidencia y que las razones que han llevado a la población penal a ser tal tienen más que ver, en general, con la escasez de oportunidades que perversión y maldad.

Asumiendo la gravedad de los hechos cometidos en la dictadura militar se plantea una reinterpretación de la Historia con su título "Detenidos No Desaparecidos", proponiendo en concreto, el deber de preocupación hacia un tema contingente relacionado a los detenidos de hoy que actualmente viven apartados como si no tuvieran más rastro que la evidencia de su propio delito.

Otra de las maneras que tiene el artista de hacerse cargo de esta problemática social, nacidas desde el desarrollo de las artes y la filosofía es el Proyecto +R, que hoy dirige como representante de la sociedad civil frente al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.